La metodología de la historia reciente o de nuestro tiempo es aquella que como proponen las investigadoras: Mariana Franco y Florencia Levín, considera hasta 30 años hacia el pasado como objeto de estudio

La metodología de la Historia Reciente

 

SNHGE
Sociedad Nuevoleonesa de Historia Geografía y Estadística, A. C.
HISTORIA 2.0

El presente estudio tiene como objetivo establecer la relación dialéctica que existe entre el estudio de la historia reciente y el uso de las aplicaciones de Internet. Busca fundamentar la viabilidad de la metodología de la historia reciente y el cúmulo de oportunidades que Internet brinda como hecho historiográfico, como fuente historiográfica y su capacidad de modificar el devenir histórico.


Historia 2.0
Lic. Óscar Tamez Rodríguez. www.sociedaddehistoria.com


Contenido
Introducción ................................................................................................ 3
Historia de Internet ....................................................................................... 4
Justificación de la Hipótesis .......................................................................... 14
La Metodología de la Historia Reciente ........................................................... 19
Uso de las TIC como herramientas del quehacer histórico ................................ 27
Conclusiones .............................................................................................. 28
Bibliografía .................................................................................................

Introducción

El presente estudio busca fortalecer la importancia que representa el estudio de la historia reciente en el quehacer del investigador profesional en una sociedad multicultural y polifacética como lo es la sociedad nuevoleonesa. Encontrar el área de oportunidades que representa el uso de Internet en el quehacer historiográfico y la riqueza de información existente en el mundo virtual al momento de observar científicamente el momento presente y el pasado reciente de las sociedades del conocimiento.

El presente estudio parte de la afirmación de que las sociedades y su historia cambian a mayor velocidad que antaño. Consecuentemente asumo la hipótesis de que la masificación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y en particular el Internet, son elementos que influyen en el devenir histórico de las sociedades –incluida la nuevoleonesa. Por lo tanto, pueden las TIC, coadyuvar a la investigación histórica desde la perspectiva de la Historia Reciente, asimismo, con el uso de las herramientas del Internet, pueden superarse algunos de los cuestionamientos que se le hacen a la metodología de la historia reciente sobre su supuesta subjetividad y excesiva carga interpretativa. En síntesis: Que hay una relación dialéctica entre historia reciente e Internet. A esta hipótesis la he denominado. HISTORIA 2.0.

Para desarrollar el planteamiento me propongo dividir el contenido en cuatro apartados que son:

  • Historia de Internet
  • Justificación de la Hipótesis
  • Marco teórico de la historia reciente
  • Uso de las TIC como herramientas del quehacer histórico
  • Conclusiones

 

  • Historia de Internet

El Internet como tal, tiene en el mundo poco más de 40 años; desde su surgimiento se consolidó una revolución de las comunicaciones, es la principal herramienta de las sociedades del conocimiento y de las economías globalizadas. La presencia de Internet en las comunicaciones ha permitido que transitemos a la información en línea, es decir a tener comunicación inmediata o incluso, en vivo sobre los temas de interés. Su presencia ha transformado también las relaciones productivas, las formas de interrelacionarnos y la capacidad de ponderar las relaciones personales virtuales; sin olvidar su preponderante influencia en la educación, que llega a la formación virtual de profesionales y diversos estudios de postgrado.

En una primera etapa la comunicación que se estableció en Internet fue unidireccional, algo así como sucede con el televisor en donde existe un transmisor y múltiples receptores posibles. Pronto evoluciona a la comunicación con sus componentes de emisor y receptor con capacidad de interacción a través de los correos electrónicos, entre otras formas de comunicar. Así, hasta llegar a la etapa actual en donde la comunicación es en línea, al momento, entre un emisor y un receptor o entre grupos de comunicación.

Su inicio se vincula a las necesidades bélicas de EUA, país que veía la importancia estratégica de establecer comunicación militar y así responder los ataques en caso de una arremetida Soviética, a esa red creada en 1969, se le llamó ARPANET. Al principio fueron 4 computadoras interconectadas y en dos años ya sumaban 40 equipos interconectados. De ahí evolucionó hasta ser insuficiente para convertirse en Internet.

 En México su nacimiento se remonta a los años 90 y su cuna es nuestra regia ciudad metropolitana. Esto hace del presente estudio un motivo de interés en la historia regional nuevoleonesa, hecho que le sitúa como objeto de estudio de la SNHGE donde sus estatutos demandan que los estudios de ingreso deban corresponder a temas de interés regional.

Conforme a la investigación que realizó el ingeniero Óscar Robles del Centro de Ciencias en Sinaloa, y que publica en su sitio http://www.banderas.com.mx/hist__de_internet.htm, la cronología del Internet en México comienza en 1989 en ésta vanguardista ciudad de Monterrey, siendo el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, quien realiza la primer conexión a la facultad de Medicina de la Universidad en San Antonio, Texas. La conexión se realizó mediante una línea privada análoga de 9 mil 600 bits por segundo. Basta comparar esta primera conexión en red desde Monterrey hasta San Antonio hace 20 años con una conexión ordinaria actual para entender el desarrollo histórico, ya que la velocidad actual es algo así como 900 veces más rápida que su antecesora de dos décadas atrás. Con seguridad podemos considerar que en la medida que avanzó la interconexión se incentivo la velocidad con que las sociedades se transforman, se transculturalizan; cómo se globalizan los grandes temas de interés social, político, ecológico y económico.

Es a través de líneas telefónicas que vivían cortando la conexión y había que remarcar e introducir la clave de acceso como se vive el inicio masivo de Internet en nuestro país y particularmente en nuestra ciudad. Es el comienzo de la cibercomunicación que desarrolló exponencialmente lo que hoy conocemos como Tecnologías de la Información y la Comunicación y da forma a las llamadas sociedades del conocimiento.

Asimismo, es en el TEC de Monterrey, al inicio de la década de los 70´s, que se ofertan por primera vez los estudios universitarios en computación en todo América Latina, y desde entonces esa institución se mantiene a la vanguardia en materia de tecnologías de información, tal y como lo publica el mismo instituto en su revista integratec. En poco más de 30 años, sólo Monterrey tiene más de dos docenas de instituciones que ofertan estudios técnicos y profesionales de alta calidad vinculados a las TIC. Entre ellas mencionamos la UANL, la UDEM, UR, Instituto Kelly, Tec de Nuevo León, UMM y UVM, entre otras.

A 20 años de la primer conexión de Internet en México, y con sustento en la información expuesta por integratec sobre la investigación de e-Marketer; México a partir de 2007 ingresa al selecto grupo del “top ten” de países con mayor número de usuarios de Internet, ocupando el décimo lugar de la lista y siendo el único país de Latinoamérica incorporado a dicha estadística.

Como se mencionó líneas antes. El desarrollo computacional en el mundo se remonta a la segunda década del siglo XX; pero es ya en los años 60´s cuando inician los primeros intentos por interconectar computadoras de diferentes ciudades. Así, lo que tuvo origen en el estado de California en EUA, vendría a ser el inicio de lo que hoy es Internet.

De acuerdo al significado de su lengua de origen –el inglés--; Internet se conforma del prefijo inter que significa entre-dentro y la expresión net que deriva de la palabra network que significa red de trabajo. Al unirse se forma la palabra Internet que significa estar dentro de la red.

José López Quijano en su libro “Domine PHP y MySQL” afirma: “Cuando se habla de internet el ciudadano común sabe que se enciende su ordenador, abre su navegador y tiene una barra de direcciones donde teclea el nombre de la página que quiere visitar”.

En realidad Internet, o la red como es su nombre común en español, no es otra cosa que una telaraña de redes; es como lo define Óscar Robles:

“un conjunto de 25.000 redes interconectadas que se comunican entre ellas con un mismo protocolo o lenguaje, denominado TCP/IP. Hoy día se calcula que entre 30 y 40 millones de usuarios de todo el mundo utilizan esta red de redes para comunicarse a distancia a través del ordenador. Internet es una fuente de recursos de información compartidos a escala mundial. Es una vía de comunicación para establecer cooperación y colaboración entre comunidades y grupos de interés por temas específicos, distribuidos por todo el mundo.”

En Internet podemos hablar de dos generaciones: La primera, la de la comunicación unilateral de quienes suben información a la red. La segunda, la llamada Web 2.0 que marca la intercomunicación y que tiene como referente de inicio el uso de los chat, es aquí donde tiene influencia el Messenger.

En esta meteórica evolución histórica de Internet; el Messenger ocupa un lugar preponderante ya que su surgimiento puede referenciarse como el inicio de la gran revolución de las comunicaciones por Internet. El inicio de las cibercomunicaciones escritas mediante el Messenger pueden ser consideradas como el parteaguas que favorece la evolución hacia la generación 2.0 de la Web. Esta herramienta, por su contribución en las formas de interconexión global a partir del 22 de julio de 1999, debe señalarse como elemento fundamental de la historia de Internet.

El Messenger inicia en 1999, como un programa que archiva correos electrónicos y permite la comunicación mediante el teclado con los contactos ahí registrados. Para el año 2000, facilita la transferencia de datos y archivos; con tan sólo 2 años, en el 2001, permite la comunicación por voz. A diez años de su surgimiento, logra que los usuarios mantengan comunicación visual, de mensajes de texto, intercambio de archivos, comunicación grupal y muchas otras funciones que facilitan la comunicación en línea, incluida la conectividad permanente en línea en los equipos móviles como el celular, la palm y el iphone; es parte del mundo de las redes sociales existentes en la generación de Internet conocida como Web 2.0.

Para entender la trascendencia del Messenger en las transformaciones sociales y sus implicaciones en la sociedad nuevoleonesa en lo particular y mexicana en lo general, podemos comparar: el arribo del Internet a México tardó 20 años, en contraparte, el Messenger llegó simultáneamente a casi todo el mundo. Con Messenger se dio un pequeño click en el teclado pero un gran salto en la historia global.

Un dato relevante de nuestro país, según fuentes de Windows Messenger; es que los internautas mexicanos pasan un tiempo superior a los 500 minutos al mes en el Messenger; cifra que supera al promedio mundial que es de 300 minutos mensuales. Este dato referencia la penetración de la súper carretera en la vida de millones de connacionales.

Según la Asociación Mexicana del Internet (AMIPCI), en su reporte de mayo 2009, establece que en 2008, México tenía 27.6 millones de internautas, con una penetración en personas mayores a los 6 años del 29.7 por ciento. La tasa de crecimiento de usuarios, como la podemos ver en la gráfica; en la medición del 2002 va de 10.03 millones de usuarios en ese año; 12.25 millones en 2003; 14.9 millones en 2004; en 2005 fueron 17.2 millones; 20.2 millones en 2006; 23.9 millones en 2007 y los ya referidos 27.6 millones en 2008.

Si vemos el crecimiento de 2002 a 2003 hubo un aumento del 22.2 por ciento; de 2003 a 2004 el crecimiento fue de 22 por ciento; de 2004 a 2005 el crecimiento alcanzó el 16 por ciento; de 2005 a 2006 un 17.5  por ciento de crecimiento, para el 2007, el crecimiento entre un año y otro es de 18.5 por ciento y para el 2008, el crecimiento es de 15.5 por ciento. Lo anterior permite considerar un promedio de crecimiento anualizado del 18.6 por ciento. Por lo que actualmente en México superamos los 32 millones de internautas.

Según el informe 2009 de AMICPCI, el 48 por ciento de los ingresos a Internet son desde los hogares, el 34 por ciento en cibercafés y el 19 por ciento en centros de trabajo. Otro dato relevante es que el 56 por ciento de los internautas son hombres y el 44 por ciento son mujeres; el 25 por ciento de los usuarios de Internet están entre 25 y 34 años, el 19 por ciento entre 35 y 44 años y el 13 por ciento entre 45 y 54 años de edad, lo que deja al 57 por ciento de usuarios en plena edad productiva. Siendo la función comunicativa de enviar y recibir e-mail la mayor utilización de Internet con un 70 por ciento de usuarios. Destacando que el 47 por ciento de los usuarios de Internet ingresan por necesidades de información, siendo el 22 por ciento de interés para leer periódicos, 11 por ciento escuchar radio, 8 por ciento para ver televisión y el 6 por ciento para leer revistas especializadas.

 

Por su parte el INEGI en su reporte publicado el 17 de Mayo de 2009, informa que una cuarta parte de la población mayor de seis años en México es usuaria de Internet. Otro dato relevante es que el 77 por ciento de los usuarios de la súper carretera son menores de 35 años; es decir, son los nacidos en la era de la red, son miembros de la llamada generación de las innovaciones tecnológicas. Para las generaciones nacidas en el siglo XXI, mantener conexión y comunicación permanente mediante Internet es un acto natural, cotidiano y ordinario. Siendo los de mayor escolaridad quienes mayor uso frecuente tienen de la red.

Otro dato estadístico de relevancia proporcionado por el INEGI en la publicación referida, es el uso que se le da al acceso a Internet, tal y como vemos en la gráfica siguiente. Siendo el principal motivo de interés para la SNHGE el hecho educativo que presenta el uso de internet por la vocación académica y de investigación que posee la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, A.C .

Contrastando ambas estadísticas, las de AMICPCI e INEGI, podemos confirmar que el uso comunicativo del correo electrónico y la necesidad informativa son las principales utilidades de Internet, hecho que nos alienta toda vez que la SNHGE tiene como vocación las actividades académicas, investigativas y de comunicación de la historia regional.

Aunque existan las resistencias naturales al cambio que provoca toda innovación; es a partir de las últimas 3 décadas, y muy en especial a partir del inicio del siglo XXI que la historia del mundo cambió gracias a las diversas aplicaciones científicas, culturales, educativas e informativas que tiene la herramienta llamada Internet.

El Internet masifica, comunica e informa. Ahora, sin salir de casa, o con un costo que varía entre 10 ó 20 pesos en un cibercafé y gracias a las cadenas de correos electrónicos o al intercambio de la información virtual; cualquiera de nosotros, podemos visitar virtualmente uno o todos los país del mundo, viajar al espacio, introducirnos en las profundidades del mar o estar presentes en los más relevantes movimientos sociales o los más impactantes conflictos mundiales.

Gracias al Internet, se acabó la desinformación, hoy, si queremos, podemos saber al momento lo que sucede en Europa, África, Asia, Australia, Norteamérica o Sudamérica; leer los periódicos de Monterrey como el Regio.com, el Universal de México, le Monde de Francia, el Clarín de Argentina, New York Times de EUA o el País de España. De igual forma conocemos los pormenores del resultado de la selección mexicana en el mundial del futbol como podemos saber quién en el mundo ha publicado algún artículo, ensayo, libro o publicación periodística relacionada con cualesquier tema de interés personal o profesional.

Aunado a lo antes, es en Internet que tenemos una de las librerías más grande con ventas por todos los países, Amazon.com, la librería online más grande del mundo y que nace en 1995 como un proyecto de negocios de su propietario Jeffrey Bezo; tal es el éxito que para 2007, Amazon.com está entre las 50 marcas más reconocidas del mundo, ¡Y, todo se comercializa por Internet!

Es en esta función de Internet para facilitar la información, el comercio, la comunicación y la investigación de temas científicos, sociales, económicos o políticos donde converge con la historia. Etimológicamente la función de la historia es indagar. Miguel Ángel Gallo sobre la historia dice que “es entender la serie de acontecimientos pasados y presentes”. En consecuencia Historia 2.0 significa indagar con visión de futuro, acontecimientos del pasado remoto, del pasado reciente y del presente mediante el uso de Internet y otras herramientas de las TIC. Permitan que nuestro propósito sea el de indagar, con uso de Internet en los hechos contextualizados en la historia reciente y a los que podemos situar como acontecimientos de la “HISTORIA DEL FUTURO”.

Para Gallo, hay dos historias, la de los acontecimientos y la de las interpretaciones. En Internet bien podemos encontrar información de los dos enfoques de la Historia que establece el autor.

Afirma Miguel Ángel Gallo: “la Historia la hacen los pueblos, en tanto acontecimiento, y la escriben los historiadores en tanto interpretación”. Es entonces que si la historia es el cúmulo de acontecimientos, y en la red se difunden esos acontecimientos, entonces la red se convierte en fuente primera de información, en breviario de múltiples acontecimientos.

Es también historia de interpretaciones porque gracias a la facilidad con que los ciudadanos podemos denunciar, publicar, compartir e informar de manera escrita, fotográfica y audiovisual cualquier hecho, participamos nuestra visión personal y social del mundo, de México y de Monterrey; excluirnos es correr el riesgo de que otros informen sus visiones de los hechos, sus interpretaciones y que la nuestra quede sin ser lo suficientemente escuchada o vista.

En Historia 2.0 podemos alcanzar una nueva visión del quehacer histórico, la visión de la historia del futuro narrada en el presente. La visión de la construcción historiográfica colectiva. Esto, aunque parece simple es un aporte mayor. Tradicionalmente la historia la escriben los especialistas, los historiadores e historiográficos; en el mundo de la historia de tiempo presente o historia reciente, con el apoyo de las aplicaciones diversas de la Web 2.0; podemos alcanzar la construcción colectiva de la memoria histórica y en consecuencia la construcción historiográfica colectiva de la historia reciente. Además de que estos documentos que bien pueden ser notas periodísticas, ensayos académicos, propuestas o exposiciones especializadas, se convierten al momento en fuentes históricas para los investigadores del mañana.

Debemos señalar que Internet, además de su indiscutible uso histórico, es determinante para la construcción del conocimiento científico, mismo que tiene como herramienta fundamental la estadística. Más allá de los software que facilitan las tabulaciones, correlaciones y el trabajo estadístico en general, el actual mundo de las finanzas, la economía, la política, la medicina y el conocimiento científico de cualquier índole, mantienen gran dependencia de las bases de datos y el intercambio de resultados estadísticos objetivos. Hoy tenemos que los científicos comparten sus avances con otros investigadores en segundos por Internet, al igual que conocen de trabajos afines al suyo por esta misma vía. Nuevo León es ejemplo del uso clínico de la súper carretera al contar con consultas médicas virtuales en los lugares más remotos de la entidad, así como gran variedad de trabajos publicados en materia de los usos educativos de Internet y de que es una de las entidades de vanguardia en materia de desarrollo tecnológico del país.

  • Justificación de la Hipótesis

¿Qué es Historia 2.0?

Juan Brom en su clásico “Para comprender la Historia” establece que “la historia examina la historia de la sociedad humana”. Por consecuente inicia el debate sobre cuál historia, sobre qué momento, de qué hechos discutimos cuando hablamos de la historia de la sociedad humana. El autor responde que al hablar de historia se centra la discusión en el pasado y él mismo plantea: ¿de qué pasado?, a lo que responde: “La pregunta no es tan ociosa como parece en el primer momento.  Tan es así que se habla de la historia de muchas cosas: de la Tierra, las galaxias, la bomba atómica…” y continua el autor: “El elemento común en todas las historias es la idea del cambio, del movimiento, de la modificación que sufren y aquí agrego, hombres y sociedades”.

En este estudio hablamos de Historia 2.0, por lo que centramos el estudio en la historia de las tecnologías de la información y la comunicación, más específicamente en el uso histórico de Internet y sus recursos de la Web 2.0, con la visión de expresar cómo influyen en la construcción del conocimiento historiográfico.

El pasado de las TIC se remonta a menos de medio siglo, el pasado de Internet como tal se remonta a tres décadas. Estos dos pasados son el antecedente de todo lo que se denomina actualmente como 2.0.

El pasado de las TIC nos lleva al uso científico de las computadoras, al desarrollo de la tecnología utilizada a partir de la segunda guerra mundial y posterior a ésta. El pasado de Internet nos traslada en el tiempo, a las pruebas de interconexión que realizó EUA por motivos armamentísticos previos a la mundialización de la red.

En lenguaje de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), 2.0 es referente de la generación presente en que se encuentra el desarrollo de la red. Web 2.0 es la masificación y socialización de la red, Marco A. Paz Pellat define Internet 2.0 como “el uso de la Internet para fomentar redes sociales”. Entre sus características destaca la masificación de información por conducto de blogs y foros, el dinamismo comunicativo basado en la colaboración e interactividad de los navegantes, en la construcción de conocimientos a través de vinculaciones desde diversas partes del mundo y sobre todo, la multiplicación de información vía Internet.

Para hablar de 2.0 tenemos que referirnos a Internet necesariamente; por consecuente la principal herramienta de las TIC es la red,  de ahí que el término Web 2.0 es la comunicación globalizada de la información. Por lo tanto, si Web 2.0 es comunicación e información de hechos, personajes y sucesos de tal trascendencia que sean motivo de interés mundial, entonces el interés de este estudio es comprobar que Historia 2.0 es la globalización del conocimiento histórico reciente, es la memoria colectiva de una sociedad como la nuevoleonesa, es la aportación que se puede recibir de cualquier parte del mundo al momento de buscar fuentes históricas, es exponer al debate mundial nuestros registros y trabajos históricos para el crecimiento y mayor objetividad de los contenidos expuestos. Es también la posibilidad de la construcción historiográfica colectiva; es el quehacer de la historia reciente o del tiempo presente con visión de futuro.

Por ejemplo: si mañana se hace un estudio de la historia reciente de nuestra comunidad y el impacto de la crisis en los nuevoleoneses, seguramente en EUA habrá testimonios valiosos como fuente histórica y que vía Internet pueden ser contactados. Sin duda, podrán existir testimonios valiosos que gracias a Internet se conozcan y documenten.

Respecto a la historia en la era digital Roger Chartier en su obra “La historia o la lectura del tiempo” dice:

“Otra cuestión de nuestro presente, es la de las mutaciones que impone a la historia el ingreso a la era de la textualidad electrónica. El problema ya no es el qué, clásicamente, vinculaba los desarrollos de la historia seria y cuantitativa con el recurso al ordenador para el procesamiento de grandes cantidades de datos, homogéneos, repetidos e informatizados. Ahora se trata de nuevas modalidades de construcción, publicación y recepción de los discursos históricos”.

Chartier pone el punto sobre las “i”. La primera influencia de Internet en la historiografía es que las computadoras ya no sólo hacen funciones de máquina de escribir o de apoyo con cuestiones estadísticas de procesamiento de información; el autor hace notar que Internet influye en la construcción de escritos históricos, en la forma de su publicación y la manera en que los lectores acceden a ellos. El mejor ejemplo son los ciberlibros o libros digitales. En la actualidad la UANL, entre otras instituciones, entrega en forma de ciberlibro algunas de sus publicaciones, lo que muestra cómo cambia el acercamiento de los lectores a los diversos textos publicados… En lo personal no creo que llegue a desaparecer el papel impreso, pero ya existe una evolución sobre la presentación bibliográfica, o diría discográfica de los textos.

Más delante el mismo Chartier afirma: “la textualidad electrónica transforma la manera de organizar las argumentaciones, históricas o no, y los criterios que puede movilizar un lector para aceptarlas o rechazarlas”. Al escribir historia para Internet, la forma de presentarla es distinta a la impresa, un gran ejemplo es “Wikipedia” y los hipertextos que son palabras con links o ligas para que al darle un “click”, nos lleven a la fuente donde se desarrolla con mayor profundidad sobre la palabra en cuestión.

Sobre el historiador, el mismo autor refiere, en relación a los trabajos históricos digitales: “…permite desarrollar demostraciones según una lógica que ya no es necesariamente lineal o deductiva, como es la que impone la inscripción, sea cual sea la técnica, de un texto en una página. Permite una articulación abierta, fragmentada, relacional…”. Mientras la escritura en papel impone un rigor metodológico de párrafos, con determinada lógica de redacción; la posibilidad de viajar de una página a otra, de un libro a otro, de una cita a su profundidad hace que la lectura en Internet no sea necesariamente lineal; aunque debo señalar que al referirnos a ensayos o libros publicados, el rigor de la redacción sigue siendo el mismo.

Hasta aquí hemos visto que las redacciones en Internet difieren en forma debido a que el proceso lector es diferente. Además de tener mayor carga visual mediante uso de imágenes, videos y movimientos dinámicos y atractivos a la vista.

Otro de los puntos donde Internet viene a revolucionar la historiografía y la investigación histórica es en lo relativo a la transparencia y cercanía de la información y las fuentes con el lector; ahora el historiador está más obligado a la objetividad y veracidad aunque sus fuentes sean las memorias o los testimonios, porque es más sencillo que los lectores accedan a bibliografía relacionada y a las fuentes mismas del autor, y en consecuencia, hagan sus propias deducciones y cuestionamientos al historiador y su investigación. Al respecto Chartier explica puntualmente:

“En el mundo de los impresos, un libro de historia supone un pacto de confianza entre el historiador y su lector. Las notas remiten a documentos que el lector, por lo general, no podrá leer. Las referencias bibliográficas mencionan libros que el lector, la mayoría de las veces, no podría encontrar más que en bibliotecas especializadas. Las citas son fragmentos recortados por mera voluntad del historiador, sin posibilidad, para el lector, de conocer la totalidad de los textos de donde han sido extraídos los fragmentos”.

La gran aportación con relación a las citas textuales, las referencias y las notas de autor, es que el lector del Internet, puede tener acceso a los mismos libros y fuentes documentales que consultó el historiador y consecuentemente, contextualizar la cita referida. Además de que gracias a los hipertextos se pueden señalar vocabularios o fuentes sin necesidad de referenciarlas al final del texto. El lector ahora, con mayor facilidad puede conocer las mismas fuentes de los historiadores y entrar en debate con ellas y el historiógrafo. Un ejemplo sencillo pero ilustrativo pueden ser las notas periodísticas sobre temas determinados; donde al mismo tema, en la misma rueda de prensa, diferentes medios dan un enfoque o giro distinto a la misma nota; incluso destacan diferente las citas del declarante y que más tarde al exponerse en las versiones digitales del periódico, el público lector, mediante el recurso de los foros de debate ejerce opinión y presión sobre el tema.

El más ilustrativo ejemplo de la controversia entre periodista y lector son los comentarios que se publican en las “ediciones.com” de los periódicos y que no se ven reflejadas en la edición impresa. Hay ocasiones donde los medios en línea deben modificar la nota, desaparecerla o replantearla por causa de la presión de los lectores internautas.

Sumado a lo antes dicho, debemos plantear que Internet, permite versiones más dinámicas e interactivas de la investigación histórica. Mientras en el papel impreso una gráfica es plana, en la versión digital puede tener movimiento, realces, tercera dimensión y en general, mayor información que la publicada en el papel.

A partir de la disertación anteriormente expuesta sobre las bondades que representa la era de la historia digital. Al proponer Historia 2.0 estoy planteando una nueva visión de la Historia. Con Historia 2.0, el mundo podrá conocer y utilizar con mayor facilidad los trabajos de los historiadores nuevoleoneses como fuente histórica. Con la interconectividad podremos establecer debates históricos, objetivos, documentados y testimoniales sobre hechos locales que impactan a la nuestra y otras sociedades del mundo. Con Historia 2.0; podremos crecer a ser la Sociedad Nuevoleonesa de Historia Geografía y Estadística para México y el Mundo, al momento y en línea.

El desarrollo nos alcanzó, las TIC son causa y razón del quehacer histórico, por tal como profesionales debemos aprovechar las bondades de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, es una gran oportunidad de crecer en el desarrollo histórico y bueno, de ser parte de la evolución histórica de nuestra entidad.

Gracias a la existencia de Historia 2.0 podemos establecer debates a distancia con cualquier interesado en los temas nuevoleoneses y asistir a debates allende las fronteras norestenses. Podemos facilitar el intercambio de información con historiadores del mundo.

Historia 2.0 no es solamente un ensayo reflexivo. Pretende ser un trabajo de investigación de la historia reciente de la sociedad nuevoleonesa del conocimiento. Sé que algunos habrán de debatir si Internet es pasado o presente, si es un tema que deba ser investigado o no por los historiadores profesionales, pero reflexionemos y veamos al futuro con ojos de historiador.

Internet es una herramienta con presente y futuro, por consecuente se hace obligado conocer su pasado. Por lo que el deseo de conocer su pasado y presente se vuelve una seductora sensación histórica.

  • La metodología de la Historia Reciente.

El estudio de la historia reciente, también conocida como historia del tiempo presente o historia de lo contemporáneo; cobró fuerza a partir de los grandes sucesos mundiales que transformaron la comunidad internacional en el siglo XX: Primera y Segunda Guerra Mundial, principalmente. A partir de entonces se acentúa la historiografía y la necesidad de interpretar la historia reciente, considerando que cada vez son más los hechos sociales que transforman a la sociedad en lo inmediato.

Para establecer la definición de historia reciente podemos retomar la siguiente cita de Mariana Franco y Florencia Levín en su obra “Historia Reciente, perspectivas y desafíos para un campo en construcción”:

“Es un dato de nuestro tiempo que el pasado cercano se ha constituido en objeto de gran presencia y protagonismo, casi de culto, en el mundo occidental. Se trata de un pasado abierto, de algún modo inconcluso, cuyos efectos en los procesos individuales y colectivos se extienden hacia nosotros y se nos vuelven presentes. De un pasado que irrumpe imponiendo preguntas, grietas, duelos. De un pasado que, de un modo peculiar característico, entreteje las tramas de lo público con lo más íntimo, lo más privado y lo más propio de cada experiencia. De un pasado que, a diferencia de otros pasados, no está hecho sólo de representaciones y discursos socialmente construidos y transmitidos, sino que, además, está alimentado de vivencias y recuerdos personales, rememorados en primera persona. Se trata, en suma, de un pasado “actual” o, más bien, de un pasado en permanente proceso de “actualización” y que, por tanto, interviene en las proyecciones a futuro elaboradas por sujetos y comunidades”.

Considero que esta referencia es sustantiva para determinar qué es la historia reciente, su campo de estudio y el factor espacio-temporal que delimita estos estudios.

Sabemos que el estudio de la Historia Reciente desata controversias y polémica; dudas sobre la legitimidad de las fuentes y el interés del historiógrafo, se debate sobre la objetividad de los testimonios y el recurso de la memoria individual y colectiva. Al respecto Franco y Levín establecen referente a estos cuestionamientos:

“la primera gran objeción señala la falta de una distancia temporal “necesaria” para enfrentarse a ciertos hechos del pasado. Este argumento se fundamenta en la idea de que debe mediar una distancia temporal entre el investigador y su objeto, como garantía de objetividad en el tratamiento del tema.
¿Cuánto es el tiempo adecuado de separación entre historia e historiográfico? Aunque a veces se utiliza la cifra de treinta años, ese período nunca fue claramente definido”.

Toda vez que la bibliografía consultada no proporciona mayores datos de hasta cuántos años en el pasado un hecho debe ser considerado como parte de la historia del tiempo presente o historia reciente; en el presente estudio se asume como válida la propuesta de las autoras. Ellas nos dan claridad sobre un tiempo posible donde una investigación queda comprendida por la metodología de la historia reciente, 30 años, y aunque esta antigüedad no es rígida ni excluyente, su aplicación sí puede ser útil para tomar un parámetro donde se contextualicen los estudios históricos que sean contemplados dentro de los estudios de la historia reciente o del tiempo presente. En ese sentido, si Internet tiene 40 años en el mundo y tan sólo 20 años en Monterrey y México, estudiar la historia de Internet en Nuevo León, sus implicaciones e impacto en la sociedad, invariablemente debe hacerse desde el campo de la historia reciente.

Son aceptados los cuestionamientos de los detractores de la metodología de la historia reciente sobre la posibilidad de que haya sesgos en el tratamiento del tema debido a las posturas personales de los testimonios sobre su uso social y personal y sobre los intereses mismos del investigador, sin embargo, el arribo de Internet es indudablemente un avance tecnológico que cambió la forma de concebir la sociedad nuevoleonesa, su memoria histórica, la capacidad de participar en los hechos históricos, las formas de gobernar, la organización política, los procesos democráticos y la participación ciudadana, tal y como en su momento lo fue la radio o el teléfono.

Por su parte Jerzy Topolzky autor de la Metodología de la Historia, en relación a la subjetividad de las investigaciones históricas afirma que “el modo como vemos un objeto está formado por nuestro conocimiento de ese objeto. Cuando sustentamos una afirmación, ante todo lo confrontamos con el conocimiento que tenemos, y normalmente la rechazamos si nos parece que difiere o contradice ese conocimiento y al mismo tiempo no tenemos razones para modificar nuestro conocimiento sobre ese punto”. Lo que nos dice Topolzky es que en cualquier estudio, incluidos los históricos, cuando buscamos la información, lo hacemos pensando a priori en fundamentar nuestro conocimiento. Lo que nos permite inferir que los supuestos sesgos de las fuentes de la historia reciente, son aplicables a todo tipo de estudio, ya sea éste científico, histórico o motivado por el simple deseo de conocimiento.

Franco y Levín establecen que la historia reciente toma como fuentes la memoria, el testimonio y la expectativa social que produce. Por consecuente afirman que la trascendencia de los hechos historiográficos produce gran interés social y exige respuestas a los mismos. Por tal, si con esa objetividad analizamos la historia de Internet podemos constatar cómo la educación, la legislación, la seguridad pública, la masificación de la información y la democracia, entre otros aspectos sociales; se han transformado fundamentalmente en los últimos 20 años.

Por otro lado, este tipo de fuentes no son restrictivas de la historia reciente. Si bien es cierto que en los estudios de la historia del pasado es difícil encontrar testimonios o rescatar la memoria de los acontecimientos, Jerzy Topolzky en el capítulo dedicado a la metodología pragmática del conocimiento, presenta un esquema que muestra la descripción general de cómo se llega al conocimiento histórico:

 

 

Como se observa el conocimiento histórico científico se obtiene de fuentes y de la memoria personal o social, con lo que podemos sustentar el hecho de que la historia reciente y sus formas de obtener conocimiento son aceptadas por el conocimiento histórico científico.

La historia reciente, como establecen los autores sobre esta metodología, se basa en testimonios de quienes vivieron un hecho histórico, se soporta en la memoria personal y colectiva de las sociedades sobre determinados acontecimientos y en la transmisión oral de las percepciones de quienes presenciaron los momentos por interpretar.

Respecto al posible debate sobre la vigencia histórica de un hecho reciente. Podemos afirmar que la historia estudia el pasado, por lo tanto y como plantea Francois Bedaridia en su ensayo sobre historia del tiempo presente: “En el momento mismo en que se plantea el tema de la historia presente pasa a ser parte del pasado; el presente es un tiempo efímero que transcurre al momento de expresarlo”.

Transitando la controversia de temporalidad en la historia reciente y abundando en las fuentes que nutren este método historiográfico y con la reserva de un exceso, agregaría que la metodología de la historia reciente debe tomar como fuente las llamadas redes sociales, la información surgida mediante los buscadores como google y yahoo, los blogs y los foros temáticos. La historia reciente cuenta con una nueva fuente que es lo publicado en el Internet.

Topolzky en el capítulo dedicado a la metodología objetiva de la historia reconoce que hay tres formas de interpretación de los hechos históricos, una de ellas es la interpretación dialéctica, en donde las características de la construcción dialéctica de los hechos históricos son: “1. El holismo [el todo es más que las partes, el todo visto como partes no es entendido aunque siendo el todo es comprensible] y el dinamismo, 2. La naturaleza relativa de los determinantes temporales y espaciales [son los límites temporales y espaciales, hay una relatividad de tiempo y espacio en el estudio histórico y tiene que ver con la valoración del historiador], 3. La naturaleza material de un hecho dado”. Donde las propias características espacio-temporales de los hechos históricos lo convierten en un hecho material determinado. Sin embargo, aunque aceptamos que los hechos históricos difícilmente tienen un principio y un fin delimitado, para efecto de los estudios históricos es necesaria la simplificación de establecer una línea del tiempo en los hechos por estudiar”.

Teniendo como base la disertación de Topolsky de la relación dialéctica entre los hechos históricos como determinantes de una sociedad que a su vez ésta determina a los hechos históricos modificándolos.

Buscaremos explicar la relación dialéctica existente entre la historia reciente e Internet. Vista la primera como un acercamiento holístico a la sociedad del pasado inmediato y al segundo como un hecho histórico que modificó a la sociedad para que ésta a su vez modifique el acercamiento al Internet como tal.

La concepción dialéctica entre Internet e historia reciente la sintetizo de esta manera:

  • El historiógrafo actual está obligado a referenciar su investigación con fuentes de Internet lo cual le convierte en fuente historiográfica;
  • Internet como hecho, invariablemente afecta y transforma las sociedades en su pasado inmediato y su presente;
  • La historia reciente está obligada a estudiar como hecho historiográfico al Internet dada sus implicaciones sociales.

Seguramente pronto cambiará la bibliografía que explica la metodología de la historia reciente para agregar a Internet como fuente historiográfica, incluidos en ella los blog, las redes sociales, los wikis, los foros y otras variantes de información y comunicación virtual que contribuyen a dar sustento a hechos de la historia reciente.

Para dar forma a la disertación de la relación dialéctica entre Internet e historia reciente y demostrar cómo se transformó la historia del mundo, de México y Nuevo León gracias a la red basta señalar estos ejemplos: La elección de Obama en EUA; el momento en que el Senado de México desechó la creación de un impuesto a Internet como consecuencia de las protestas en las redes sociales como facebook, twitter, hi5, entre otros. Sumado a los hechos sociales que reafirman la relación expresada entre la red y la historia se encuentran las nuevas formas de e-marketing, el peridismo.com y los servicios i-phone. Así como, el sinnúmero de escándalos en los gobiernos locales debido a problemas con la transparencia gubernamental expuesta en Internet y que sin la súper carretera no se ubieren conocido; o por qué no mencionar la reunión de grafiteros que presenciamos en 2009, donde jóvenes desconocidos entre sí se dieron cita en fecha y hora para concurrir y consolidarse como un grupo de expresión social.

Internet, prueba que es una herramienta que transforma la historia, que sirve de fuente para historiográficos, a la vez que es un hecho por sí mismo que hace historia. Las tres cosas a la vez. Esto, a mi humilde parecer es lo que hace de Internet un caso de estudio para los historiadores profesionales.

Asumiendo en primera persona que la red es vital para los nuevos tiempos históricos; es menester replantear la necesidad de contar con un sitio virtual donde las Sociedades de Historia, Geografía y Estadística hagan historia, difundan trabajos históricos, propongan fuentes históricas y den respuesta a las necesidades sociales por entender los fenómenos y hechos de la historia reciente… Esto sería parte medular de Historia 2.0.

Con Historia 2.0 podemos abrir espacios de difusión, divulgación, debate y retroalimentación de hechos históricos que aún nos toca vivir y han acontecido en las últimas décadas, hechos que son pasado inmediato y que bien pueden considerarse como parte de la historia del futuro; espacios donde comparamos nuestra percepción con la visión social de los ciudadanos sobre determinado acontecimiento, donde obtener testimonios, consensos y disensos de esos temas historiográficos es básicamente sencillo mediante herramientas de la realidad virtual que ofrece Internet. En ese contexto, Historia 2.0 puede ser un gran laboratorio histórico –y permítanme la disertación--, que enriquezca el quehacer del historiador profesional.

Cuando trabajamos las investigaciones históricas damos un vistazo al pasado, en el caso de la historia reciente lo hacemos al pasado reciente y al presente; parafraseando a los teóricos de la metodología de la historia; podemos hacerlo con visión de futuro. Como historiadores bien podemos investigar los efectos de la crisis global en la sociedad, fenómeno del que nuestras generaciones venideras demandarán información histórica y que para ello, Historia 2.0 ofrece foros de discusión, espacios para la encuesta social, presentación de tesis divergentes e incluso; brinda la oportunidad de eliminar el sesgo que provoca la carga emotiva personal del investigador historiográfico.

Renglones arriba ya abundamos sobre el debate de la objetividad en los estudios de historia reciente, sin embargo, para los críticos de ésta, quienes establecen que la historia es la observación de acontecimientos del pasado, basada en hechos concluidos y ajenos al tiempo del historiador; donde sólo los documentos materiales son elementos dignos de credibilidad; podemos compartirles que Historia 2.0 bien puede convertirse en una fuente documental histórica objetiva, digna de credibilidad y abierta a obtener testimonios polisémicos que coadyuvan a alcanzar la objetividad requerida por la metodología de la historia. No podemos cambiar el hecho de que es un acontecimiento contemporáneo al historiador, pero con lo vertiginoso de los tiempos actuales, lo que hoy es una desventaja para los historiadores, puede ser una fortaleza para concretar las interpretaciones de la historia reciente que la sociedad demanda.

 

  • Uso de las TIC como herramienta del quehacer histórico

Hasta este momento hemos visto el desarrollo histórico de Internet, la justificación de su incursión como hecho histórico, la fundamentación de la metodología de la historia reciente que valide su objetividad y las herramientas al momento de realizar el estudio de Internet como elemento historiográfico.

El siguiente paso es establecer la aplicación que tienen las TIC y particularmente Internet como herramienta del quehacer histórico. Para así concluir en porqué considerar este trabajo historiográfico como Historia 2.0.

Para los historiadores e historiográficos, Internet es la herramienta indispensable para avanzar a Historia 2.0. Podría profundizar en muchísimos aspectos técnicos de la evolución histórica de la red, sin embargo lo más destacable es que su desarrollo y transformación alcanza similitudes a las de las propagaciones virales de las grandes epidemias; se multiplica y evoluciona cada día. La historia de Internet es trascendente porque a partir del siglo XXI está directamente vinculada con la historia de las sociedades del conocimiento, incluida la nuevoleonesa. Para quienes ya utilizamos este recurso tecnológico, no podríamos imaginar la sociedad contemporánea sin Internet. Invariablemente habrá contraposiciones, discrepancias y dudas sobre las bondades de Internet, no pretendería discutir esos puntos; pero lo que es irrefutable es que llegó para quedarse y cada día más, es parte de la historia reciente de las sociedades de economía del conocimiento, de libre competencia y de globalización cultural y comercial, tal como lo es la nuevoleonesa. Como actores, intérpretes y observadores del acontecer histórico podemos y debemos transitar hacia la Historia 2.0.

En síntesis. Internet es la nueva fuente de la revolución del conocimiento, incluido el conocimiento histórico, las sociedades del conocimiento son una realidad y su desarrollo deriva de la proximidad a las Tecnologías de la Información y la Comunicación. La sociedad cada día es más demandante de la información; ya no se limita a una fuente informativa, ahora consensa, compara, diserta y evalúa.

Nuestra historia presente mañana será fuente historiográfica que se investigará en historia 2.0. Hagamos historia del futuro.

 

  • Conclusiones
  • Internet es la principal herramienta para la globalización del conocimiento, sea éste científico, político, económico, histórico, cultural, educativo o de cualquier índole. Indistintamente del uso positivo o negativo que se perciba del hecho existente de la globalización.
  • Internet es herramienta fundamental para estadísticos, historiadores y geógrafos.
  • El mundo (entendido como los líderes de opinión) del siglo XXI cambió su visión del pasado, presente y futuro gracias a las múltiples aplicaciones que tienen las herramientas disponibles en Internet.
  • La realidad presente nos obliga a voltear a ver la historia con visión de futuro, ¿Qué hay después de Internet?, ¿Debemos verlo como futuro, como nuestra realidad o como un pasado que permite visionar sobre un futuro inmediato?, ¿Internet es piso o techo para nuestra realidad presente?
  • Hago mío un cuestionamiento planteado por el Ingeniero Leopoldo Espinosa Benavides: ¿Acaso Internet nos obliga a replantear algunas definiciones clásicas de la ciencia como éstas: a) La materia no se crea ni se destruye sólo se transforma; b) La energía no se crea ni se destruye sólo se transforma. Porqué ¿a dónde van los archivos que borramos de nuestra computadora?, ¿Acaso, no son materia y energía los archivos y las imágenes virtuales de nuestra computadora y que, con un simple “delate” o un vaciar la papelera de reciclaje los eliminamos de la realidad virtual?
  • Historia 2.0, abre la posibilidad de descubrir que la historiografía tiene una nueva forma de ser escrita, de ser leída e incluso de ser debatida y replanteada.
  • Historia 2.0 permite la masificación del conocimiento histórico y la posibilidad de enriquecer la historiografía.
  • En el año del bicentenario de la independencia y el centenario de la revolución. Historia 2.0, representa una revolución en el quehacer historiográfico; una fuente de discusión y enriquecimiento hacia el gran debate nacional sobre el pasado, el presente y el futuro de las aportaciones históricas de los grandes momentos de la vida del devenir del pueblo mexicano.
  • Hago míos los cuestionamientos de investigadores como Daniel Alcocer y Abel Moreno: ¿Es posible que la historia del futuro se escriba en forma colectiva y no sólo por historiadores y especialistas?
  •  Historia 2.0 permite rescatar, mediante el uso del método dialéctico de la investigación científica de la historia, que Internet y la metodología de la historia reciente guardan una relación dialéctica. Primero: Internet es por sí mismo un hecho histórico igual que lo fue la radio y la televisión en su momento. Segundo: Internet es fuente primaria de información para el quehacer científico en todas las ramas, incluyendo la histórica. Tercero: Que la sociedad se transforma y se afecta en su devenir histórico debido al uso y las aplicaciones de Internet en la vida cotidiana.
  • Internet cambia la forma de hacer historiografías, en Historia 2.0 se escribe, se lee y se interactúa con el autor y el estudio histórico de forma diferente a lo tradicional.
  • Se obliga el historiador a ser más rígido con su propuesta por estar más expuesto al escrutinio social.
  •  Se acaban las distancias físicas e inicia la era de las distancias virtuales en materia de fuentes y hechos motivo de estudios históricos.
  •  Se favorece la transparencia histórica.
  •  Sin ser un tiempo hacia el pasado riguroso se toman 30 años de antigüedad a los hechos para que se consideren dentro del rango de los estudios de la historia reciente.
  • Las fuentes de la historia reciente o historia del tiempo presente son: Los testimonios, la memoria personal y colectiva y las expectativas sociales que el hecho como tal despierta en la comunidad.
  • Internet debe ser incluido como una nueva fuente del quehacer historiográfico de la historia reciente.

 

Bibliografía

  • BROM, Juan. “Para comprender la historia”. NUESTRO TIEMPO. México, D. F., México, 1975.
  • CHARTIER, Roger. “La historia o la lectura del tiempo”. GEDISA. Barcelona, España, 2007.
  • COLLINGWOOD, R. G. “Idea de la historia”. FCE. México, D. F., México, 1988.
  • FRANCO, Mariana y Levín Florencia. “Historia Reciente”. PAIDÓS. Buenos Aires, Argentina, 2007.
  • GALLO, Miguel Ángel. “Que es la historia”. QUINTO SOL. México, D. F., México, 2008.
  • PAZ Pellat, Marco A. “Política 2.0”. CONACYT. México, D. F., México, 2009.
  • TOPOLZKY, Jerzy. “Metodología de la historia”. CÁTEDRA. Barcelona, España, 1992.
  • INTEGRATEC. “Revista del Instituto Tecnológico de Monterrey, No.65, año 12, edición ene-mzo 2005.

 

Ciberbibliografía

 

 

 

 
   
   

©copy right sociedad nuevoleonesa de historia, geografía y estadística contáctanos en el muso de historia mexicana o en tamezoscar@hotmail.com